Noticias

Masones Debaten el Chile Futuro

 Carta de Copiapó

La Gran Logia de Chile ha concluido las Jornadas Nacionales de Docencia a las que convocó los días 14 y 15 de julio de este año 2017 en la ciudad de Copiapó, actividad que congregó a cientos de miembros de la Masonería chilena venidos desde todos los puntos del país.  Este evento tuvo por propósito el debatir ideas sobre el Chile Futuro, considerando para ello los planteamientos formulados por todas las Logias y Jurisdicciones del país luego de su reflexión sobre la materia propuesta. Las discusiones y conclusiones obtenidas en Copiapó resaltaron la expresa preocupación de la Masonería chilena sobre la situación de nuestro país en varios aspectos claves, que levantan preocupación sobre los destinos de la Patria y el legado que seremos capaces de transmitir a las nuevas generaciones. La Gran Logia de Chile no es una entidad política, pero se siente en la obligación de manifestar las inquietudes que expresan sus miles de miembros sobre materias tan decisivas para nuestra nacionalidad y perspectivas de desarrollo de largo plazo, para manifestar sus puntos de vista hacia las autoridades y representantes populares y a la ciudadanía misma, que representa en su histórico rol de institución republicana.

La Masonería chilena advierte un momento nacional que llama a profunda preocupación, puesto que observa el serio cuestionamiento que la ciudadanía manifiesta sobre autoridades e instituciones, y los graves efectos que han tenido las denuncias que abundan con relación al comportamiento de instituciones públicas y privadas, como también con respecto a representantes y autoridades de distinto nivel.  Ciertamente esta situación puede afectar muy seriamente el Chile Futuro, si no se adoptan las medidas correctivas y las señales apropiadas para restaurar un ambiente cívico digno del país y de su rica historia institucional.  La Masonería llama a que se atiendan las serias circunstancias presentes, especialmente aquellas que denotan la existencia de una crisis moral de la república, mejorando la información y la transparencia para generar un ambiente de confianza que aliente la marcha segura hacia los objetivos de desarrollo social y económico  de largo plazo.  En ese sentido, la Masonería manifiesta su más estricta adhesión a los ideales de  justicia y equidad.

El Chile Futuro en su perspectiva más trascendente, requiere una atención preferencial a una educación formadora en valores y que aliente al desarrollo de la persona humana con gran énfasis en sus debidas conductas cívicas y de apego a la institucionalidad republicana. El esfuerzo en educación debe fortalecer la formación ciudadana y valórica desde los más tempranos años de escolaridad, para que así el ciudadano del Chile Futuro sea participativo, crítico y consciente de sus deberes, así como debe serlo respecto de sus derechos.  Creemos que la educación debe constituir una efectiva oportunidad para todos los niños y jóvenes,  y que la misma debe ser proporcionada en forma moderna y activa por un profesorado formado adecuadamente en torno no sólo a los retos de la ciencia y el conocimiento, sino también  a la formación más relevante en el terreno valórico.  Esto requiere un compromiso sostenido y firme del Estado, como garante de una educación digna a la que todos deben tener acceso.

 Chile enfrenta serios desafíos en aspectos vitales para cimentar adecuadamente su desarrollo futuro.  Entre ellos se advierte la presencia de problemas relativos al fenómeno migratorio, a la situación de los pueblos originarios, a la excesiva centralización del hacer político y administrativo del país, a la baja participación ciudadana y a los negativos efectos que la realidad productiva y humana está produciendo en materia de medio ambiente y de la sustentabilidad del desarrollo.  Los problemas asociados a la baja cobertura de la salud pública, al serio deterioro de la educación que provee el Estado y a la crítica situación de los pensionados y de la ancianidad, particularmente grave en un país que observa un progresivo envejecimiento de la población, deben ser atendidos con compromiso real y con la prioridad que representan para poder lograr un Chile Futuro más satisfactorio para todos.  Más allá de eso, la Masonería advierte que el país ha perdido su necesaria esencia solidaria, y que el progresivo materialismo consumista ha ido erosionando esenciales valores republicanos, desplazados por una visión materialista que induce al egoísmo y a la segregación.  La Masonería llama a un diálogo franco sobre estas materias, que pueda conducir a un acuerdo nacional que permita avanzar con una perspectiva de largo plazo, para así alentar el desarrollo de una sociedad distinta en el marco de un liderazgo proactivo en el terreno social y considerando la obtención de un efectivo y equitativo progreso económico.

La Masonería Chilena ha concluido su trabajo en la ciudad de Copiapó, el cual sin embargo continuará a través del estudio y propuestas que seguirán formulando los cientos de Logias distribuidas a lo largo del país.  De este modo, la Gran Logia de Chile responde al reto histórico de contribuir al progreso del país a través de sus miembros, postulando las ideas que contribuyan al progreso hacia el Chile Futuro, capaz de construir la felicidad que debe buscarse como el horizonte trascendente para sus habitantes de hoy y de mañana.

 

Copiapó, 15 de julio de 2017

 

Gabinete del Gran Maestro

Grandes Maestros

Dimensiones de la crisis Republicana

Olimpíadas Masónicas 2017

Acceso a Miembros

Lectura Online