Noticias

Estudiantes chilenos apoyaron con datos científicos la misión a Júpiter

Durante la inserción de la misión Juno en la órbita de Júpiter hubo un llamativo grupo de invitados internacionales en las instalaciones de la NASA en Pasadena, California: seis estudiantes chilenos del Colegio Concepción Pedro de Valdivia, de Chiguayante.

Es segunda vez que alumnos de ese establecimiento, dependiente de la Corporación Educacional Masónica de Concepción (Coemco), reciben un honor de este tipo. La vez anterior, en 2011, a un grupo le tocó presenciar el despegue de la misión Juno desde Cabo Cañaveral, Florida.

Su presencia en ambas ocasiones no es casual.

Desde el año 2008 que ayudan a la NASA con datos y cálculos sobre Júpiter, obtenidos como parte de un proyecto de radioastronomía escolar en los colegios de la red de Coemco.

"Nosotros nos conectábamos desde Concepción a un radiotelescopio en el desierto de California y este nos mostraba datos del planeta. Con ellos podíamos medir la temperatura y otras variables. Y esos datos los enviábamos a la NASA", cuenta Leonardo Bustos, estudiante de tercero medio y parte del taller de astronomía, liderado por la profesora Gloria Corday.

"Para la NASA eso es muy importante, porque los datos sirven, por ejemplo, de respaldo para la información de la nave. Por ese trabajo, en 2011 fueron invitados al lanzamiento y ahora, cerrando el ciclo, los invitaron a la llegada", destaca el radioastrónomo Ricardo Bustos, coordinador en Chile del proyecto educacional GAVRT, que permite a colegios de distintos países conectarse con radiotelescopios de la NASA, especialmente dedicados. Desde la sala de clases, los alumnos manipulan, mueven y direccionan las antenas.

Tres establecimientos de la red Coemco fueron invitados a participar: el de Concepción, el Santa Teresita de Coelemu y el Liceo de San Pedro de Atacama. Pero el primero es el que más observaciones ha hecho, y eso fue lo que reconoció la agencia espacial de EE.UU.

Como en las películas

Como en las películas

En las dos oportunidades han viajado seis alumnos, pero solo dos han repetido la experiencia. El resto ya se graduó.

"Esto ha sido increíble. Ayer (el lunes) estuvimos en las oficinas del Jet Propulsion Laboratory y los científicos nos recibieron junto a otros alumnos de Estados Unidos que trabajaron en paralelo. Además, estuvimos en el momento de la confirmación de la órbita", cuenta Leonardo Bustos.

"Fue como en las películas cuando llega una nave a otro planeta y todos se dan abrazos".

Entre ellos también se abrazaron. "Nos sentimos parte de esta misión y por eso la felicidad nos llegó a nosotros también", dice.

El grupo de estudiantes, de entre 16 y 18 años, incluye, además de Bustos, a Tomás Ábrigo, Andrés Gysling, Felipe Borcoski, Fernando Vera y Nicolás Ortega. Todos ellos están en Estados Unidos desde el 26 de junio.

Fuente: El Mercurio
06/07/2016

Gabinete del Gran Maestro

Grandes Maestros

Dimensiones de la crisis Republicana

Homenaje a la Gran Logia de Chile en sus 154 años

Jornadas Nacionales de Docencia Masónica - Copiapó 2017

Acceso a Miembros