Con gran asistencia de público fue presentado al medio día de este viernes 24 de mayo el libro “La Universidad Chilena: Los efectos de una mandrágora contemporánea”, del Gran Maestro de la Gran Logia de Chile, Luis Riveros Cornejo.

La actividad se desarrolló en la Academia Diplomática Andrés Bello y reunió a diversas personalidades del mundo de la educación. Víctor Pérez, Rector de la Universidad de Chile y Pedro Uribe, Rector de la Universidad Andrés Bello comentaron el más reciente libro del profesor Riveros, de Editorial Occidente.

Para Víctor Pérez, primera autoridad de la casa de Bello, “hacia falta un libro de estas características, porque une lo conceptual, con la vivencia personal y la experiencia como conductor de la Universidad de Chile durante 8 años”. Agregando que “debido a esas características este libro hace la diferencia con otros libros que hemos visto en los últimos años, pero que carecen de esa vivencia en la conducción, de ese hacer; por lo tanto, no logran realizar lo que muy bien logra el libro de Luis Riveros: una mirada desde la experiencia”, recalcó.

Por su parte, Pedro Uribe Jackson, Rector de la Universidad Andrés Bello reconoció en la obra del profesor Riveros “un texto que cautiva desde sus primeras páginas. Su lectura nos lleva a concluir que este libro es una enorme contribución al debate nacional, porque nos ofrece una mirada muy poco usual, una visión global, objetiva, integradora, con la capacidad de observar sin prejuicios la educación superior en nuestro país. Esta mirada no es muy frecuente hoy en Chile, donde se ha perdido la visión holística  para centrarse en aspectos puntuales”.

Finalmente, Luis Riveros recordó a los presentes un texto de 1811, en el que se decía que los Gobiernos debían cuidar de la educación pública, como una de las primeras condiciones del pacto social. En ella, señaló, apreciamos una base idearia, una definición de requisito estratégico. 

Indicó que “Hemos dado pasos muy importantes en materia de educación superior, pero creo que nos hemos olvidado darles un sentido y una visión, nos hemos olvidado de cuestiones fundamentales y a la educación la hemos dejado entregada simplemente a las decisiones del mercado. No creo tampoco que el Estado deba volver a ser ese  Estado que dirigía y que proveía todo, pero a  mi me parece que hay que buscar un punto razonable, intermedio, que garantice calidad y equidad, que son 2 elementos centrales que se han perdido y que nos están imponiendo un costo tremendo como sociedad”.

La ceremonia, realizada en el salón Abdón Cifuentes de la Academia Diplomática,  fue conducida por el periodista Alejandro Guillier.

Galería de imágenes en Flickr.